Estiramientos sí, estiramientos no, todo lo contrario.

 

foto estiramentsLa mayoría de estudios realizados en la actualidad concluyen que los estiramientos antes de practicar deporte no reducen el riesgo de sufrir lesiones. Los hay que van un poco más allá y afirman que tampoco está demostrado que mejoren el rendimiento deportivo. Tampoco se ha demostrado que realizarlos antes de practicar deporte aumente el riesgo de lesionarse si se practican correctamente y sin forzar.

A pesar de estas evidencias, se recomienda que las personas que los vienen realizando de forma regular cuando practican deporte lo continúen haciendo.

Con los estiramientos se alargan las fibras musculares, y cuando realizamos un esfuerzo, todo lo contrario; es decir, se contraen y acortan. Por este principio, los estiramientos pueden perjudicar el rendimiento físico si se realizan antes de la práctica deportiva en aquellos deportes considerados explosivos como son los velocistas y saltadores.

Sí se ha demostrado su validez si se hacen de forma regular después de practicar deporte, pero no hay una formula universal que vaya bien a todos los deportistas. Debe ser individualizado en función de los objetivos del deportista, el tipo de deporte y de sus sensaciones personales.

Los estiramientos no evitan los dolores musculares ni las agujetas, que pueden aparecer después del ejercicio físico y un exceso de laxitud articular que, motivada por un sobreestiramiento, puede ser causa de lesiones ligamentosas periarticulares.

Podemos decir pues que existen dos escuelas o tendencias a favor y en contra de los estiramientos. Sí coinciden ambas en que de forma regular y con moderación mejoran la elasticidad y la adaptación al ejercicio intenso. La evidencia científica actual va a favor de un consenso en el que estiramientos previos más calentamiento no es más beneficioso que el simple calentamiento sin estiramientos.

Cuando hablamos de estiramientos debemos definirlo. El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define estirar como “alargar, dilatar algo, extendiéndolo con fuerza para que dé de sí”. Es alargar el musculo más allá de la longitud que tiene en posición de reposo, pero todo tiene un límite, y excedernos puede ser causa de lesiones antes de iniciar la práctica deportiva.

También tenemos que tener en cuenta si nuestro cuerpo está preparado y capacitado para los estiramientos o no. En este punto deberíamos de tener presente lo que es la flexibilidad y lo que es la elasticidad. La flexibilidad es la capacidad de nuestras articulaciones para lograr movimiento y la elasticidad es la capacidad de nuestros músculos para largarse y recuperar la posición inicial. Un exceso de flexibilidad conlleva laxitud ligamentosa periarticular, lo que puede llegar a ser perjudicial si se le suma una práctica rutinaria de estiramientos no adecuados en número e intensidad.

Los estiramientos deben de realizarse progresivamente, de forma suave, sin forzar demasiado y sin contraer la musculatura. Deben durar entre 10 y 20 segundos y sin rebotes. Se aconsejan estiramientos pasivos, es decir, aprovechando la fuerza de la gravedad para estirar o nuestro propio peso. Estiraremos los grupos musculares del tren superior y del inferior. Después de practicar deporte, una sesión de 5-10 minutos trabajando los grandes grupos musculares es suficiente.

Dr. J.Mª Florista

Traumatólogo

Diplomado en Medicina Deportiva